Recomendaciones para que los ejercicios hagan efecto sobre ti

Es común entrar en la etapa de negación inmediatamente sentimos que la rutina de ejercicios que llevamos por 1 semana no funciona. El rechazo y el deseo de parar inician inmediatamente desde que nos sentimos saliendo fuera de la zona de confort. Es normal para aquellas personas que nos están acostumbrada a seguir una rutina de ejercicio el incomodarse o el discutir consigo mismo sobre lo que necesitan o no hacer.


El debate interno siempre está ahí y muchos dicen que esta es la causa principal por la cual aún seguimos aferrados a un mismo sistema, es la causa principal por la cual nos sentimos aborrecidos y preferimos volver a la rutina diaria que claramente no aporta nada positivo a nuestra salud.

El rechazo es normal, el deseo de detenernos también, pero lo que para nosotros no debe ser normal es el tratar de evitar hacer lo que ya por hecho nos hemos propuesto. Actualmente necesitamos enfoque, el cual sea justo lo que necesitamos, un enfoque que sea parcialmente aceptable, un enfoque nos haga mejor en las decisiones que tomamos. Pero es justo por eso que hemos decidido crear este material, para que aquellas personas que se sienten fuera de si y no pueden realizar una rutina de ejercicios de manera satisfactoria puedan encontrar el camino hacia lo satisfactorio.

– Traza una linea (Construye un horario de rutinas)

Lo primero que te recomendamos es lo primero que deberías hacer, realmente muchas personas desconocen los beneficios que tiene el horario de rutinas. Este está en su totalidad diseñado con un objetivo en específico. El objetivo es ayudarte a cumplir cada rutina que está escrita sobre el papel. La idea es que sigas al, pie de la letra cada punto que haz marcado, de esta manera tendrás de manera organizada todo los puntos que quieres hacer, sin que te confundas sobre cuando toca hacerlo y cuando no toca hacerlo.

– Ve poco a poco

Es verdad que las rutinas de ejercicios bien elaboradas son las mejores, pero si no tienes a alguien que te ayude a completarlas o directamente no estás motivado con trabajar directamente con alguien tus rutinas. Empieza con una que no te termine destrozando el primer día. La mayor parte de las rutinas canceladas se deben a aquellas rutinas que desde el primer día sentimos que nuestro cuerpo se está destrozando.

– Prémiate de manera prudente cada rutina concluida

El poder premiarnos cada ver que hemos ejecutado una rutina satisfactoriamente es algo que puede hacer feliz a más de uno. Un consejo que solemos dar al respecto de la automotivación, es el que podemos autopremiarnos por cada rutina realizada, por cada objetivo alcanzado y por cada gran paso que hayamos realizado.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *